Menu

Carro

El carrito de compras está actualmente vacío. Puede regresar y comenzar a agregar productos.
  • +56994227124 /
  • contacto@palotes.cl

¿Quién soy yo?

Mi nombre es Claudia Madrid y soy la mente detrás de Palotes.

Soy una mujer muy emprendedora, trabajadora y creativa. Tengo Trastorno de Déficit Atencional e Hiperactividad, pero esta condición nunca me ha detenido, por el contrario, me ha impulsado a salir adelante y a sacar adelante a mi familia.

El pilar fundamental de mi vida es mi familia, todo lo que hago, lo que soy y el porqué de mis decisiones es por y para ellos,  por esa razón hoy soy cuidadora de mi suegro de 88 años quien vive con nosotros hace 18 meses. Esta decisión familiar, significó dejar de lado mi negocio y hacerse cargo de todos los cambios que se nos venían encima, hoy estoy dispuesta a volver a trabajar subiendo videos a mi canal de Youtube, diseñando nuevo material didáctico e intentando activar mis redes sociales que es lo que más me cuesta en el mundo mundial.

Estoy volviendo poco a poco a retomar mi negocio. Soy profesora básica con estudios de Educación diferencial. Profesora de profesión y de vocación, fans de las profesoras normalistas y convencida de que sólo a través de la educación podemos escapar de la pobreza y no sólo me refiero a la pobreza económica, también a la pobreza intelectual y valórica.

Estamos viviendo en un momento de la historia en la que estamos pendientes de la inteligencia artificial, sin percatarnos de que nuestros niños, cada día están más atrasados en aprendizajes que son fundamentales para la vida adulta. Nos estamos olvidando que los niños de hoy son los adultos del futuro y que un día tendrán que enfrentarse a la vida con valores como el respeto, la responsabilidad personal y la responsabilidad social, la solidaridad, el compromiso, la autonomía y la independencia. Nuestros niños hoy todo lo resuelven de manera sencilla, preguntándole a Siri o desechando lo que ya no les sirve para cambiarlo por algo nuevo. A estas nuevas generaciones no les estamos enseñando el valor de las cosas, ni el respeto por el esfuerzo que otro hace. Los niños están ensimismados en sus pantallas y en productos de Inteligencia Artificial que ya ni siquiera tienen la necesidad de pensar.

Mi suegro tiene 88 años. Llegó hasta 6to básico en una escuelita en el campo, sin embargo resuelve ejercicios matemáticos de operatoria sin problemas, hasta hace pocos meses atrás podría escribir con bonita letra y sin faltas de ortografía y leer comprensivamente. ¿Qué había antes que no existe ahora? ¿Por qué los niños en situaciones más disímiles pareciera que aprendían más contenidos? ¿El aprendizaje de contenidos tiene que ver con el desarrollo de los valores?

Creo que es porque hay algunos contenidos que se desarrollan en primer ciclo básico que son fundamentales para el correcto desarrollo de las habilidades y aprendizajes futuros que no se están entregando como corresponde en las escuelas. El aprendizaje de los números con su composición y descomposición, las operaciones básicas, la memorización de la tablas, de poemas, de las preposiciones, de las regiones, las capitales o de los presidentes; la escritura con lápiz y papel, la caligrafía en letra imprenta o cursiva, la resolución de problemas y principalmente la lectura.

Todo esto, según mi percepción tiene que ver con la inmediatez de las cosas. En las escuelas los niños tienen que aprender “antes”. Si un niño lee a los 3 años, es mejor que si lee a los 5 y si a los 9 no ha aprendido a leer es un fracaso escolar.

La idea de la resolución de problemas matemáticos, como desatar nudos o resolver juegos de ingenio es que el niño sea capaz de colocarse en la situación y prepararse para resolver problemas que se le presentarán en la adultez, sin embargo, hoy hay niños que aparecen en las redes sociales preguntándole a Siri las respuestas de sus ejercicios matemáticos. Hay profesores que me han dicho, que no es necesario que los niños se sepan las tablas y tienen razón. No es necesario, es importante, más que por saberse las tablas por hacer trabajar la memoria, por intentar resolver sumando rápido o con los dedos, pero sólo. No podemos permitir que la calculadora o que la computadora, Siri o la Inteligencia artificial piense por nosotros.

Como siempre en mi vida, estoy nadando contra la corriente. Mi negocio es para que los niños lean, piensen, resuelvan, memoricen, jueguen como lo hacíamos antes. Mi propuesta de valor es que “enseñar sin estrés” pero también aprender sin pantallas. No estoy en contra del avance de las tecnologías, muy por el contrario. Estoy en contra de los excesos que estamos cometiendo con nuestros niños en cuanto al uso de las pantallas. También con la educación exitista, esa que promueve que los contenidos se deben pasar, sin importar si los aprendizajes de los estudiantes fueron significativos o no, estoy en contra de las notas infladas, esas que nos hacen creer que los niños saben más de lo que en realidad saben. Más que estar en contra, estoy a favor de que la educación debe ser en valores, con disciplina y sanciones si es necesario y principalmente con aprendizajes significativos y reales.

Palotes es más que un emprendimiento económico, es un emprendimiento social e inclusivo. Creo que todos los niños deben tener las mismas oportunidades de aprender, independientemente de si tienen alguna discapacidad o recursos económicos. No podemos negarle la oportunidad de educarse. Eso no es justo.